sábado, 27 de junio de 2015

AgroA -- La Agricultura de Conservación frena el cambio climático

La Asociación Española de Agricultura de Conservación Suelos Vivos (AEAC SV) ha presentado en la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente los resultados del proyecto “Life+Agricarbon, Agricultura sostenible en la aritmética del carbono”. Los cuatro años de análisis del proyecto dejan claro que la Agricultura de Conservación es una herramienta fundamental para luchar contra el cambio climático ya que fija en torno a 2 millones de toneladas de carbono al suelo por año, compensando las emisiones anuales de CO2 de 244.000 habitantes, es decir, 1,2 millones de europeos en cuatro años.

Precisamente ha sido María José Alonso, Consejera Técnica de la Oficina Española de Cambio Climático la encargada de inaugurar la Jornada para presentar tanto los resultados del Life+Agricarbon como del nuevo proyecto Life Climagri. María José Alonso destacó el papel en negociaciones internacionales de la Oficina Española de Cambio Climático y cómo la agricultura en general, y la agricultura de conservación en particular, ha sido imprescindible para conseguir el reto de poner freno al cambio climático y que España haya cumplido satisfactoriamente el Protocolo de Kioto. Alonso destacó la necesidad de que “debe existir una estrecha coordinación entre los agentes implicados, con un papel relevante de los agricultores”.

Mas en la web: 


AgroA -- La Agricultura de Conservación frena el cambio climático

miércoles, 8 de abril de 2015

Sustentabilidad en el uso de Pavimentos de Concreto en el Estado Zulia.

Ing. Betsay M. Ledesma I.
Email: betsa_led@hotmail.com
Image by ThrasherDave, licensed under Creative Commons.

Como sabemos la red vial es una infraestructura básica y fundamental para el desarrollo económico y social de un  país, en donde se invierte cuantiosos recursos económicos, para su construcción, mantenimiento y rehabilitación.

La disponibilidad de vías adecuadas para el transporte es esencial, tanto para garantizar la competitividad y capacidad exportadora de los países como para promover su desarrollo local y la calidad de vida de sus habitantes.  Sin embargo, a medida que las redes viales son utilizadas por los usuarios, estas se van deteriorando, y si no se tiene una oportuna y adecuada estrategia para su mantenimiento, este deterioro alcanza niveles que pueden requerir su reconstrucción o rehabilitación en períodos relativamente cortos con relación a la vida útil prevista.

Las principales estructuras que  componen la infraestructura vial,  la que ocupa la mayor atención y tiene el mayor impacto en los usuarios y en los costos de operación es el pavimento.  El sistema vial se diseña, construye y mantiene para que el tránsito de vehículos se efectúe con buen nivel de servicio, donde se debe asegurar  a los usuarios bajos costos de operación, rapidez,  seguridad y confort. Igualmente tiene una relación directa en los costos del transporte tanto de pasajeros como de vehículos de Carga pesada.

Para que la infraestructura vial sea capaz de soportar este mayor flujo vehicular, los proyectos de desarrollo urbano deben contemplar las inversiones necesarias para hacer viable el proyecto desde un punto de vista de lo que requiere,  y para ello se deben establecer determinadas exigencias en efecto de mitigar el impacto ambiental.

En el Estado Zulia, las inversiones del Estado en Infraestructura Vial son las más  elevadas si se comparan con las de Obras Hidráulicas y viviendas y edificaciones públicas.  Hoy por hoy el estado de los corredores  viales se encuentra en un estado deplorable  sin contar con un programa de mantenimiento sostenible para el uso adecuado de los mismos por los usuarios.  Por esta razón es necesario tener un programa de evaluación y mantenimiento de los mismos acorde con los esquemas modernos de gestión, tomando en cuenta la Sustentabilidad Ambiental.

Es importante que el líder de Proyectos encargado, bien sea de Organismos Públicos o Privados, tenga los conocimientos necesarios para lograr de manera adecuada el desarrollo sustentable, ya tiene un papel realmente significativo tanto en la realización de los proyectos como en las diferentes construcciones viales que se ejecutan en una ciudad, y estas pueden ser planificadas tomando en cuenta los pilares del desarrollo sustentable que son base del urbanismo verde, de los cuales se centra en tres objetivos fundamentales: sociales, medio ambientales y económicos.

Para esto se requiere una mayor planeación en lo que se refiere a:
• Sistemas constructivos Eficientes, rápidos, que impliquen menor impacto Urbano y ambiental.
• Materiales de construcción durables, que se encuentren cercanos a la localidad y que se puedan reciclar al final de la vida útil de la construcción.
• Bajo consumo energético durante el Diseño, Construcción y Operación de la
Edificación.
• Buscar el menor impacto ambiental durante la construcción.
• Orientación y aprovechamiento de las energías renovables.
• Manejo de los residuos y desechos de la construcción y su reciclaje.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el Concreto posee múltiples ventajas  en comparación con otros materiales de la construcción, que se destacan realizando un análisis del ciclo de vida de una estructura.  Cualquier obra elaborada con concreto, contará con características de durabilidad, estabilidad estructural, confort interior y una prolongada vida útil con mínimos gastos de mantenimiento.   Es por ello, que es el producto clave para el desarrollo sostenible de la construcción de Pavimentos, dado que facilita la posibilidad de crear estructuras necesarias para una mejor calidad de vida de la población, sin el efecto negativo de reducir los recursos naturales a futuro. 

Su principal diferencia con otras alternativas de pavimentación la constituye su prologado período de vida útil con el mejor nivel de servicio, por ello, resultan siempre como los más económicos en el largo plazo.

En el punto de vista de Sustentabilidad Ambiental tenemos que la claridad del concreto tiene mayor reflexión de la luz (2.8 veces) por el color, por lo que mejora la visibilidad durante toda la noche y permite aumentar la confianza y seguridad; en cambio los pavimentos de asfalto absorben la luz, impidiendo reflejarla.  Estas características se traducen en beneficios económicos y ambientales, porque permite ahorrar energía de las luminarias por una mayor separación de éstas (59.5 metros) y una menor potencia de las lámparas, economizando hasta un 70 por ciento de energía.

Otra ventaja basada en la Sustentabilidad Ambiental, es que la superficie de concreto refleja el calor, lo que brinda mejores condiciones de confort y ahorro en el uso de aires acondicionados. Por si fuera poco el pavimento de concreto hidráulico al no deformarse ofrece una menor restricción al movimiento de los vehículos, por lo que pueden obtenerse ahorros en el consumo de combustible hasta en un 14 %.

En  un principio Técnico los pavimentos de concreto utilizan menor cantidad de agregados, en general, que los pavimentos de asfalto, además de que obviamente no utilizan productos derivados del petróleo en su composición. Por otro lado, los pavimentos de concreto tienen una menor resistencia al rodamiento de vehículos (fricción) en comparación con las carpetas asfálticas por lo cual existe una significativa reducción de combustible en los vehículos.

miércoles, 1 de abril de 2015

ENERGÍA, EXERGÍA Y SOCIEDAD

Jose Sanchez

Wikipedia, Creative Commons.


RESUMEN
Los intereses de las sociedades cambian a lo largo de su evolución y desarrollo, en función de sus necesidades preponderantes. La historia del hombre muestra que en las culturas, no impera el planeamiento sino la satisfacción inmediata y tal vez por ello es que llegan al ocaso o a su indiscutible degradación; de esto resultan problemas tan descomunales y palpables hoy día como el “Efecto Invernadero” y el punto de inflexión de producción de petróleo “Peak Oil” , entre otros; colocando en el tapete de las discusiones de intelectuales, científicos y gobiernos el desafío de la sostenibilidad del nivel de consumo energético de las sociedades actuales.
El presente artículo hace una revisión de algunas de las metodologías relacionadas con los análisis de energía y exergía y el impacto en el desarrollo de la sociedad: disponibilidad de recursos naturales, uso de recursos, demanda y pérdidas de energía acumulada y exergía acumulada.

INTRODUCCIÓN
El desarrollo de toda sociedad es un factor relacionado, entre otros, al ciclo de vida de la energía (generación, distribución, uso y degradación) y a las pérdidas de exergía (destrucción y desecho). En este sentido, cada sociedad tiene como desafío: la búsqueda de sistemas productivos eficientes junto con el mejoramiento de tecnologías, logrando disminuir los efectos adversos sobre el ambiente y fomentar la rentabilidad económica, todo ello sin olvidar la responsabilidad del sistema hacia la calidad de vida del individuo. Para esto es posible el uso de diferentes herramientas, entre ellas el análisis de la interacción entre la energía y el uso de la exergía en el desarrollo de la sociedad, el cual enfocará como factor determinante la forma en que dicha sociedad esta estructurada, permitiendo esto medir cuan eficiente esta siendo esta interacción.

MÉTODO DE EXERGÍA EN LA SOCIEDAD
Las leyes de la termodinámica se han establecido y formulado para sistemas térmicos y químicos. Para flujos de materiales, tales como minerales, tierra, madera, papel, etc, la teoría está aún en desarrollo.[1]
Un sistema termodinámico particular es la “sociedad”, por ejemplo, de un país o una región.
El análisis exergético de las sociedades se pueden agrupar en dos tipos:
• El primer tipo de análisis sigue el enfoque de Reistad. Aquí, los flujos de portadores de energía para el uso de energía son considerados. El uso final se divide en tres sectores: la industria, el transporte y el sector comercial-residencial. Este último comprende los hogares, oficinas, servicios públicos, la atención de la salud, hoteles, comercio, etc. El sector energético, con las refinerías de petróleo y generación y distribución de electricidad, se trata por separado, o puede ser fácilmente separado del sector industria. Los flujos de portadores de energía para uso no energético no están incluidos.
• El segundo enfoque proviene de Wall. En este todos los tipos de la energía y los flujos de materiales se contabilizan. Además de portadores de energía para uso energético, estos abarcan los flujos de madera para materiales de construcción y para la industria de pulpa y papel, cultivo de alimentos y forraje, petróleo y gas para la industria petroquímica y minerales, y los productos de estas materias primas. Además, en este enfoque, el uso final es detallado en una variedad de sectores. Esto requiere más información detallada de estadísticas y modelos del uso de la energía.
En este tipo de estudio, los resultados del análisis exergético de una determinada sociedad dependerá de factores como: densidad de población, el transporte, el clima, entre otros, lo cual nos lleva al planteamiento de si la estructura del sistema energético es más importante que la eficiencia de exergía de los sectores específicos. Inclusive hay autores que sostienen que el mayor, pero menos utilizado de los recursos en la sociedad son los cerebros humanos, es decir, la inteligencia disponible. Muchos activos son por lo general empleados en la investigación y desarrollo por un pequeño número de personas “los expertos”. El sistema de gobierno (monárquico, oligárquico ó democrático) de una sociedad al utilizar la información disponible y su falta ó no de inteligencia podrá contribuir o palear el agotamiento de los recursos, la destrucción del medio ambiente y la inadecuada utilización de la exergía disponible para su desarrollo en diferentes niveles de la sociedad.[2]

RAZONES PARA UN LLEVAR A CABO EL ESTUDIO DE ANÁLISIS DE EXERGIA EN LA SOCIEDAD [1] [3]
• Es una herramienta visual muy útil para explicar la noción de calidad de energía.
• Este análisis identifica y cuantifica las pérdidas o irreversibilidades en el sistema. Con este conocimiento, puede adoptarse las medidas apropiadas para reducir pérdidas importantes.
• Identifica cuales sectores conservan gran parte de la exergía, y cuales sectores se limitan a consumir su exergía; y de esa forma ofrecer información y conocimientos que son útiles en la toma de prioridades correctas.
• Contribuye al conocimiento que tiene que ser la base de consideraciones éticas y políticas en relación con nuestra forma de vida y progreso de nuestra sociedad.

UN CASO PARTICULAR: VENEZUELA [4]
Aún cuando no existe un estudio de análisis de exergía en la sociedad venezolana y por utilizar cifras, desde el punto de vista estadístico, se hace necesario llevar un registro de los diferentes sectores, en especial de aquellos que forman parte de la columna vertebrar de la estructura de la sociedad venezolana, a saber: Extracción de energía (Petróleo y sus derivados, Minerales, entre otros) en este sector es importante incluir las considerables exportaciones, Conversión (Hidroeléctricas, Termoeléctricas), Agricultura, Transporte (terrestre, aéreo, marítimo), Servicios, Alimentación, entre otros; siendo esto tarea de los entes gubernamentales (Ministerios, Institutos) y de organizaciones como: CONINDUSTRIA (Confederación Venezolana de Industriales), CAVEINEL (Cámara Venezolana de la industria eléctrica), entre otros; para posteriormente proveer de la data necesaria que permita elaborar un estudio de esta naturaleza, que en lo futuro proponga alternativas viables para contrarrestar la crisis energética que sin duda amenaza el actual consumo de nuestra sociedad sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras.

CONCLUSIONES TÍPICAS [1] [3]
• Una sociedad con un uso grande para la industria tiene una eficiencia de exergía más alta que una sociedad donde el sector residencial-comercial es más dominante.
• Si el desarrollo de la sociedad apunta en dirección de un mayor uso de iluminación y calefacción/refrigeración, la utilización de la exergía será pobre.
• Las irreversibilidades asociadas con los productos podrían tomar lugar en distintos países, y no necesariamente en la sociedad de consumo final.
• Como cualquier sistema termodinámico, en la realidad, una sociedad reversible es imposible.
• Es completamente necesario crear conciencia de la noción de la calidad y degradación de la energía.

REFERENCIAS
[1] Ivar S. Ertesvag, 2001, “Society exergy analysis: a comparison of different societies”, Journal of Energy, pp. 254-270.
[2] Göran Wall, 1994, “Exergy, Ecology and Democracy Concepts of a Vital Society or A Proposal for An Exergy Tax”, International Conference on Energy Systems and Ecology, pp. 7-9.
[3] Ivar S. Ertesvag, 2004, “Energy, exergy, and extended-exergy analysis of the Norwegian society 2000”, Journal of Energy, pp. 250-274.

[4] http://www.conindustria.org

miércoles, 25 de marzo de 2015

BIO – H2O = 0



Ing. Alberto L. Jiménez P.
albertojimenez001@gmail.com 

El titulo del presente articulo, no refleja una ecuación matemática, y mucho menos una compleja formulación química, solo establece nuestra dependencia, muchas veces olvidada para la existencia de la vida en el planeta tierra, del recurso agua. Todos damos por sentado, el suministro de agua cotidiano en nuestras viviendas, para la mayoría, es un recurso inagotable que perdurara por siempre en la humanidad, donde haciendo un uso indiscriminado e irresponsable del, no nos percatamos, que cada día contamos menos con este preciado liquido en la naturaleza. El objetivo de este artículo, es suministrar información relevante sobre el tema, que permita al lector, tomar sus propias conclusiones, en pro de una conciencia conservacionista, para lograr la sustentabilidad ambiental con la utilización del recurso agua, y así, garantizar la vida misma de la humanidad en generaciones futuras.
Una tendencia generada en los últimos años en al ámbito de la astronomía, es la búsqueda en el universo, de planetas que puedan albergar vida, donde este grupo de científicos, en sus minuciosas observaciones y análisis tienden a identificar a distancia, los componentes que estos planetas pueden disponer, siendo uno de losmás importante para ellos, la determinaciónde presencia de  agua, ya que con ella, la probabilidad de vida en los mismos seria cercana.
El agua es un recurso necesario e imprescindible para que la vida sea posible sobre el planeta tierra, para el ser humano es un derecho de primer orden, como de soberanía para los pueblos y naciones. Para que las aguas sean aptas para el consumo humano, estas debe reunir una serie de parámetros físicos, químicos y bacteriológicos específicos, establecidos `por la Organización Mundial de la Salud, que garantizan su grado de potabilidad, evitando así problemas de salud pública.
Los esfuerzos del ser humano por mejorar el medio ambiente en que habita y su calidad de vida, depende entonces de la disponibilidad de agua, existiendo una estrecha relación entre la calidad del agua y la salud pública, entre la posibilidad de acceder a ella y el nivel de higiene, como entre la abundancia de agua y el crecimiento económico de las naciones.
Las medidas dirigidas a ampliar y mejorar los sistemas públicos de prestación del servicio de agua potable, contribuyen a una reducción de la mortalidad, relacionadas con las enfermedades infecciosas entéricas, ya que estas, son asociadas directa o indirectamente, con un abastecimiento de agua deficiente o escaso. Actualmente en el mundo, 1.400 millones de personas no tienen acceso a agua potable, y casi 4.000 millones carecen de saneamiento adecuado. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las enfermedades se transmiten por el uso de aguas contaminadas.Esta situación se debe, a que solo una pequeña parte de la población de los países en desarrollo, tienen acceso a un abastecimiento de agua de calidad aceptable. Se estima, que en algunos países, solo el 20% de la población rural, dispone de agua de calidad satisfactoria.
Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2.003), el agua cubre el 75% de la superficie terrestre, el 97,5% es agua salada y solo el 2,5% es dulce. Los casquetes de hielo y los glaciares contienen el 74% del agua dulce del mundo. La mayor parte del resto de agua dulce, se encuentra en las profundidades de la tierra o encapsulada en la tierra en forma de humedad. Solo el 0,3% del agua dulce del mundo se encuentra a nivel superficial en ríos, lagos y fuentes subterráneas en el planeta,  accesible para uso humano.
En menos de 50 años, es posible, que más de la mitad de la población del mundo, tenga dificultades para encontrar agua dulce suficiente para el consumo y riego. En la actualidad más de 80 países, el 40% de la población mundial sufren estrés hídrico. Las condiciones pueden llegar a empeorar en las próximas décadas, debido al crecimiento poblacional y los problemas climáticos generados por el calentamiento global, que perturban los regímenes de precipitaciones. Un tercio de la población mundial vive en zonas con escasez de agua, donde el consumo supera el abastecimiento. Asia occidental es la región más amenazada, donde más del 90% de su población padece de gran estrés hídrico, ya  que su consumo actual de agua supera en un 10% sus recursos de abastecimiento.
Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2.003), la escasez de agua es uno de los dos principales problemas para el nuevo milenio, el otro es el cambio climático. Desde la década de los cincuenta a la fecha, se ha triplicado el consumo de agua en el mundo. En el último cuarto de siglo, la disponibilidad de agua dulce en el mundo disminuyo en un 50%, si continua esa tendencia, en los próximos 20 años, la humanidad utilizara un 40% más de agua que en la actualidad. Se estima que para el año 2.025, 3.500 millones de seres humanos en el mundo, sufrirán problemas de abastecimiento de agua, regiones tales comoÁfrica, Asia, América  Latina yEl Caribe que hoy sufren de estrés hídrico, pasaran de ser 1.000 millones de personas en la actualidad, a más de 3.000 millones para esa década.
Los problemas del agua también están relacionados con la mala gestión del recurso, en algunos casos hasta el 50% del agua destinada a las zonas urbanas y más del 60% destinado al sector rural y agrícola, se desperdicia por el mal uso, que la misma población le da. La explotación forestal descontrolada,así como la conversión de la tierra por las demandas de desarrollos urbanos, ha reducido a la mitad los bosques del mundo entero, lo que contribuye al deterioro de la biosfera y la alteración del ciclo hidrológico, generando así,más escasez de agua en el planeta.
La única manera de lograr un desarrollo sustentable y una mejor calidad de vida para la humanidad, es mediante una mejor gestión de los recursos naturales de nuestro entorno, entre ellos el agua, no solo con la voluntad política de los distintos gobiernos afectados, o con los aportes de las distintas comunidades científicas que a bien tratan de controlar y solventar los problemas, sino con la participación de todos y cada uno de nosotros, tomando en nuestro día a día, cartas en el asunto, de manera participativa y con sentido común. Solo así, no solo tenderíamos a alcanzar los ideales de un desarrollo sustentable, sino más bien, preservaríamos la existencia de la humanidad misma en el planeta.

martes, 10 de marzo de 2015

URBANISMO SUSTENTABLE, una cultura sostenible.

Por Mario E. Biancardi G.

El hombre, desde su aparición sobre la tierra, ha siempre mostrado su tendencia a vivir en grupos y en sociedad. Las nuevas necesidades, que van surgiendo, resultado de su evolución económica y cultural, sugieren la prestación de actividades más especializadas. Esto entre otros factores conlleva a la conveniencia de agruparse para habitar con lo que a su vez, ofrece nuevas posibilidades y acrecienta el desarrollo. Así nacen las primeras ciudades que tras la expresión romana “ab urbe condita” (tras la fundación de la ciudad) no han dejado de crecer y multiplicarse sobre nuestro planeta.
La acelerada explosión demográfica de estos últimos 60 años en lo que crecimos alrededor de unos 4.500 a 5.000 millones de habitantes, habida cuenta que para alcanzar los primeros 2.000 millones de humanos se requirió de aproximadamente un millón de años, introducen una fuerte presión a los aspectos de sostenibilidad urbana más importantes: La huella ecológica, entendida como la cantidad de superficie de tierra necesaria para poder mantener adecuadamente sus funciones y la capacidad de carga de ese territorio que representa la posibilidades que posee un ecosistema para mantener la vida que alberga. Son, en síntesis, los recursos de usos urbanos en relación con los umbrales máximos de su utilización.
Las últimas técnicas urbanísticas, normas y leyes proteccionistas del medio ambiente, si bien de beneficiosa aplicación (aunque no en todos los casos), no parecen ser suficientes ni oportunas ante la magnitud del “tsunami” poblacional que ya nos arrolla con sus inevitables consecuencias al medio ambiente y a la calidad de vida de los pobladores urbanos. Como siempre afectando mayormente a los más necesitados y vulnerables del planeta: los pobres.
Esto no es un acontecimiento nuevo, aunque si en su actual escala y proporciones. La civilización Maya entre el 1.020 y el 1.100 d.C. desaparece producto de una combinación de factores, que los arqueólogos y otros científicos atribuyen, probablemente, a cambios climáticos y al desborde de la capacidad de carga de los territorios por ellos poblados.
Ese complejo de interrelaciones de factores, acciones y consecuencias que constituyen el metabolismo urbano como: la complejidad socio-cultural, la economía de la ciudad, los procesos de uso y transformación de los materiales y energía por los organismos que conforman un ecosistema como la comida, la bebida de humanos y animales. La fotosíntesis, los residuos líquidos, sólidos o gaseosos de los animales y plantas. Los motores, la calefacción, la refrigeración, la construcción, la fabricación y otros alimentados por la savia urbana que lo constituyen la Información, la Materia y la Energía requeridas y de las que se nutre el organismo ciudad.
Solo la edificación y la construcción, en el ámbito urbano, consume más de la mitad de los recursos y materiales extraídos de la tierra.
 El Planeamiento Regional y Urbano son herramientas imprescindibles para la obtención de logros coherentes para la sustentabilidad urbana.
El ritmo de crecimiento de la pobreza y sus consecuencias nefastas para la calidad de vida humana y sus repercusiones sobre el medio ambiente son hoy conocidas. Favelas, rancherías, barrios inhabitables. Insalubridad, hambre, delincuencia, drogas y muerte son los signos visibles de esta ecuación.
Los cambios climáticos con su consecuente desertización de amplios territorios e grandes inundaciones en otros. Desaparición precipitada de especies de todos los géneros. La afectación de la capa de ozono y el efecto invernadero actuando aceleradamente sobre el deshielo de los polos, y todos los fenómenos ya muy conocidos por todos gracias a la agilidad y el alcance de los medios de comunicación de masas con que contamos.
Pero el problema no es solo de índole cuantitativo.
Apenas entre los años 60 y 70, del siglo pasado, aparecen las primeras manifestaciones de sentido ambientalista. Los Hippies con su filosofía y modo de vida orientado al retorno a la naturaleza son los primeros llamados de atención al medio natural.
En los 80 destacan asociaciones y actores particulares como World Wildlife Fund, Jacques Costeau y Greenpeace que realizan acciones aisladas, pero sostenidas, en favor del medio ambiente y sobre todo mostrando y protegiendo la fauna.
En 1987 se define, por parte de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, en el informe Brundtland, el concepto universal de Desarrollo Sustentable como:
“Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”
Pero…se pregunta Miguel Ruano (Ecourbanismo 1999)
¿Cómo se definen esas necesidades y quién las define?
¿Qué patrones hay que usar de referencia? ¿Los del mundo desarrollado o los del mundo subdesarrollado?
¿Qué es una necesidad y qué es lo que hace que una necesidad sea superflua?
¿Cómo se mide todo eso?
Es a partir de los 90, tal vez impulsados por las crisis económicas que arrojan desconfianza en las tecnologías y los tecnólogos, es cuando se comienza a tratar el tema ambiental de forma sostenida y seria. En 1992 la primera Cumbre Mundial del Medioambiente se desarrolla en Rio de Janeiro seguida por el Protocolo de Kioto (1997), sobre la emisión de gases contaminantes y el cambio climático y que a partir de ellas se han venido revisando el cumplimiento de las metas logradas y la programación de metas para el futuro.
La última Cumbre Mundial del Medioambiente se llevó a cabo en Rio en el 2012.
El problema, como ya dijimos no es solo de orden cuantitativo sino principalmente de índole cualitativo, o sea CULTURAL.
Se requiere de voluntades y conciencias con valores sólidos para encarar este problema.
Ya lo anticipó Al Gore en su cinta ganadora de un premio Oscar: “An inconvenient truth”: (2006) “…se requiere de un cambio de forma de vida y de costumbres…”
Un solo click oportuno en el apagador de la luz eléctrica, la computadora, la televisión puede ser tan o más efectivo que muchas cumbres o leyes o normas o descubrimientos tecnológicos. Pero para hacerlo se requiere de voluntad. Y la voluntad es hija de la cultura que, a su vez es hija de la educación.
Una educación para una cultura para el urbanismo sustentable.
Ahora bien, desde Thomas S. Eliot: «Yo no veo la razón alguna por la cual la decadencia de la cultura no pueda continuar y no podamos anticipar un tiempo, de alguna duración, del que se pueda decir que carece de cultura» (Notes Towards the Definition of Culture, 1948), pasando por George Steiner (Some Notes Towards the Redefinition of Culture, 1971); Gilles Lipovetsky y Jean Serroy (La cultura-mundo, Respuesta a una sociedad desorientada, 2010); Fédéric Martel (Cultura Mainstream, 2011) hasta llegar a Mario Vargas Llosa: «Para esta nueva cultura son esenciales la producción industrial masiva y el éxito comercial. La distinción entre precio y valor se ha eclipsado y ambas cosas son ahora una sola, en la que el primero ha absorbido al segundo. Lo que tiene éxito y se vende es bueno y lo que fracasa y no conquista al público es malo. El único valor es el comercial. La desaparición del viejo concepto de valor. El único valor que hay ahora es el que fija el mercado.» (La Civilización del Espectáculo. 2012) se ha coincidido en señalar que la pérdida del sentido religioso trascendente de la vida ha resultado en una manifiesta progresiva banalización y consecuente decadencia de la cultura basada en valores espirituales, éticos, morales y artísticos, sustituida por una cultura de los valores de mercado, el consumismo y la diversión.

Entonces las preguntas son:
¿Es ésta, nuestra cultura actual, una cultura sostenible a la luz de la explosión demográfica que estamos registrando, que pueda aportar medidas efectivas, morales y éticas para lograr los cambios de conducta necesarios?
 ¿Podremos desarrollar un urbanismo sustentable, sin una cultura sostenible, que pueda resolver los gravísimos problemas de asentamiento humano sin afectar irrecuperablemente, incluso para esta generación, el medio ambiente?
Para mí la respuesta es educación y cultura sostenible.


Maracaibo, 26 febrero de 2013

martes, 3 de marzo de 2015


DRAGADO, su impacto ambiental

Macdonel y otros (1999), definen el dragado a la extracción de materiales (fango, arena, grava, etc.) del fondo del mar en los puertos, así como en los ríos y canales navegables, con el fin de aumentar la profundidad descargando estos azolves en las zonas de depósito, que pueden ser en agua, o utilizarlos en el relleno de aguas bajas, para asiento de instalaciones industriales y de urbanización o simplemente para sanear terrenos pantanosos que originan condiciones insalubres en algunas localidades.
Sanz (2001), expone que en años recientes, el aumento de las actividades de dragado ha sacado a la luz los efectos perjudiciales que dichos trabajos producen en el medio ambiente. En particular se ha prestado una atención especial a aquellos depósitos de materiales  dragados desechables que se han generado durante la ejecución de las labores de dragado, principalmente sedimentos contaminados depositados en puertos y canales interiores.

En Venezuela, El Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Pesca y Acuacultura dictado en fecha 13 de noviembre del año 2001,reformado parcialmente por la Asamblea Nacional en fecha 08 de julio del año 2003,en lo referente lareserva de explotación, en su artículo 21 expone que “…, se reserva de manera exclusiva a los pescadores artesanales y de subsistencia osus asociaciones comunitarias, la explotación en los caladeros de pesca de los siguientes recursos hidrobiológicos:…, 7. Los recursos pesqueros presentes, próximos a la línea de costa y hasta una distancia de seis (6) millas náuticas de ancho…”. Este nuevo control, supone otras consideraciones adicionales a la hora de realizar la conceptualización de un proyecto de dragado y posteriormente a la hora de realizar el correspondiente Estudio de Impacto Ambiental (EIA), especialmente si se contemplan descargas productos de dragado, dentro de estas 6 millas náuticas. Este tipo de descargas ha sido muy empleado en las dragas de cortador y tubería.
Es conveniente recordar, a la hora de juzgar las operaciones de dragado, que dichas operaciones no solo producen efectos potencialmente negativos en el medio ambiente, también se deben resaltar los numerosos beneficios que aportará una operación de dragado bien planificada y las numerosas posibilidades que ofrecen para usarse positivamente e inclusive para mejorar el medio ambiente.
Murden (1984), recogió y agrupó los efectos potenciales de los dragados, tanto negativos como positivos, y las operaciones relacionadas con los mismos. Estos efectos se pueden agrupar según la naturaleza de la actividad:
•     Dragado (excavación).
•     Transporte del material dragado.
•     Vertido del material dragado en tierra.
•     Vertido del material dragado en agua.
A la hora de estudiar los impactos medioambientales es necesario examinar los siguientes aspectos:
1.       Zonas de impacto.
2.       Tipos de impacto.
3.       Medida del impacto.
4.       Control del impacto (adoptando las medidas necesarias para mitigarlo).
Los efectos potencialmente negativos de las actividades de dragado son los siguientes:
•     Interferencia de las operaciones de dragado con el tráfico marítimo o fluvial.
•     Ruido generado por la planta de dragado.
•     Turbidez y suspensión de los sedimentos.
•     Erosión de la costa.
•     Pesca.
•     Demanda de oxígeno.
Entre los efectos potencialmente beneficiosos de las operaciones de dragado podemos citar:
•     Sedimentos contaminados. Se pueden remover y depositar en zonas seguras.
•     Restauración de costas.
•     Áridos. El dragado provee gran cantidad de arena y grava procedentes del mar.
•     Protección de la costa. Las operaciones de dragado pueden incrementar la protección de la costa.
•      Permite la circulación de barcos en aguas poco profundas, a través de canales de navegación.
•     Calidad del agua. En algunas ocasiones, el dragado puede incrementar el contenido en oxigeno del agua o liberar nutrientes atrapados en capas de sedimentos depositados en el fondo del mar.
La mayoría de los efectos ambientales originados por las operaciones de dragado no son permanentes, ya que suelen estar relacionados con la ejecución de las tareas y se consideran admisibles siempre y cuando se adopten las medidas necesarias para intentar minimizarlos.
Los efectos ambientales adversos de mayor duración que surgen como consecuencia de las operaciones de estas operaciones son los relacionados con la toxicidad de algunas sustancias que en ocasiones se pueden encontrar en los sedimentos dragados.
Los problemas que surgen en relación a los contaminantes no son responsabilidad directa de las operaciones de dragado, ya que dichos trabajos no aportan un aumento de sustancias tóxicaspercé en la zona, el problema principal es que pueden modificar el estado inicial de los materiales, tanto en la zona de dragado como en la de vertido, liberando ciertas sustancias contaminantes que hasta ese momento habían permanecido dentro de las capas de sedimentos que se han decidido dragar.
Las sustancias contaminantes que suelen encontrarse en las operaciones de dragado son las siguientes:
Metales:Micro contaminantes orgánicos:
    Mercurio (Hg).                                        Bifenilospoliclorados o policlorobifenilos.
    Cadmio (Cd).                                          Pesticidas o biocidas (insecticidas, herbicidas
    Plomo (Pb).                                            fungicidas).
    Arsénico (As).                                        Hidrocarburos aromáticos policiclicos.
    Cobre (Cu).                                            Petróleos.
    Zinc (Zn).                                               Nutrientes.
    Cromo (Cr).                                           Microorganismos patógenos.
Sustancias radioactivas.

Es de hacer nota, que algunos proyectos especiales de dragado tienen como objeto mejorar las condiciones ambientales de un área o cuerpo de agua especifico. En estos casos, los dragados se consideran como dragados ambientales y tanto en su estudio de proyecto como en su EIA se deben contemplar medidas especiales para asegurar que la propia ejecución del dragado no causemás efectos negativos, que empeoren la condición inicial del área afectada, ya que estas zonas suelen ser muy sensibles y por esta razón
deben ser previamente estudiadas a detalle por personal altamente conocedor de la materia.
Para poder realizar un dragado de forma sustentable, debemos seguir algunos lineamientos básicos, que en general aseguran un resultado beneficioso para el ejecutor, el cliente,  la sociedad y el ambiente. Estos son:
·         Cuando sea el caso, los dragados deben disponer del aval de la comunidad (caso emblemático: Zazarida Edo. Falcón), y tanto en la etapa de diseño como de ejecución, se deben tener presentes las verdaderas necesidades de esa comunidad.
·         No consumir desproporcionadas cantidades de recursos ni intervenir cantidades grandes de suelo en las descargas terrestres, no gastar excesiva energía o materiales debido a diseños inadecuados e ineficiencia.
·         Disponer adecuadamente los desechos sólidos y efluentes líquidos generados por los equipos de dragado,  en concordancia con la legislación vigente.
·         Emplear siempre la draga más apropiada para cada trabajo en particular, en cuanto a modalidad de dragado y tamaño del equipo; esto garantiza no emplear más energía y potencia de la requerida y cumplir con los objetivos de la obra.
·         Minimizar la polución a través del uso de materiales benignos para el ambiente y minimizar también la misma, durante el transporte y todas las actividades colaterales.
·         En el dragado de sedimentos contaminados, tomar medidas extremas para proteger eficazmente a los trabajadores.
·         Crear mediante dragado, ambientes agradables a la vista y ambientalmente sanos.
·         La administración y gerencia del proyecto, debe estar identificadas con el logro de los objetivos de sustentabilidad del proyecto, de lo contrario, cualquier esfuerzo individual está destinado al fracaso.



ING. EPARQUIO FAJARDO
eparquiofajardo@gmail.com


BIBLIOGRAFÍA.
SANZ BERMEJO, Cesar (2001). “Manual de equipos de dragado”. Ediciones Carlos López Jimeno. Madrid – España.
MACDONEL, Guillermo y otros (1999). “Ingeniería marítima y portuaria”.
Ediciones Alfaomega. México.
Puertos del estado (2002). “Curso general de dragados”. Ediciones  Ente público puertos del estado. Madrid – España”.
ROSILLON,Rolando (1985). “Algunos criterios para la programación del dragado del canal de Maracaibo”. Instituto Nacional de Canalizaciones. Gerencia de Trabajos Comerciales”.
INSTITUTO NACIONAL DE CANALIZACIONES (1993). “Memoria 1993”.
CHAPAPRIA, Esteban (2011). “Obras marítimas”. Ediciones Limusa. México”.
IHC MERWEDE (2010). “Port and dredging” Numero 174”.
Sandy Halliday (2008), “Sustainable construction, Elsevier”.


martes, 24 de febrero de 2015

AGUA. EL INSUSTITUIBLE SUSTENTABLE. USO RACIONAL DEL AGUA

El acceso al agua dulce ha sido a lo largo de la historia de la humanidad una fuente de poder o de conflictos. Conocemos experiencias desafortunadas de antiguas civilizaciones poderosas que llegan al colapso por escasez o por una mala gestión del agua dulce.
El agua es indispensable para toda la humanidad, así como para todos los seres vivos que habitan el planeta Tierra. De ella no solo dependemos para vivir, sino que es esencial para la obtención de alimentos, así como para un desarrollo económico sostenible. Sin agua es completamente imposible que se dé vida, además es lo primero que se tiene en cuenta a la hora de buscar vida fuera de nuestro planeta.
Las lluvias (pluviosidad) se distribuyen a través de los ríos y cuencas, permitiendo su acumulación en lagos, embalses y presas así como en acuíferos naturales, determinando la disponibilidad de agua en las distintas zonas geográficas. Existe otro medio para la obtención de agua dulce, a través de la desalinización de agua de mar, pero este es el último recurso para conseguir agua en ciertas zonas litorales con bajas precipitaciones y escasos recursos hídricos, debido al alto costo y complejidad de la construcción de plantas desalinizadoras.
El volumen de agua existente sobre nuestro planeta, que es de aproximadamente 1.400 millones de km³. No obstante, la mayor parte del agua disponible en nuestro planeta es agua salada, como consecuencia del proceso de salinización sufrido al infiltrarse entre los minerales de la corteza terrestre. En un balance general, de los 1.400 millones de km³ de agua en el mundo, sólo 33 millones son de agua dulce, es decir solo el 2% aproximadamente. De esta cantidad habría que descontar el 87,3% que está en forma de hielo en los casquetes polares y glaciares, y el 12,3% que constituye el agua subterránea. Queda tan sólo un 0,4% de agua utilizable, en resumen un volumen de 140.000 km³. Esta cantidad, a su vez, está en un incesante movimiento de evaporación - escorrentía. Por lo tanto, la cantidad de agua realmente aprovechable es muy pequeña.
Las presiones sobre el sistema hidrológico continental aumentan según el ritmo de crecimiento demográfico, del desarrollo económico y del desarrollo del bienestar.
Cabe destacar la presión ejercida en el continente asiático, que acoge más de la mitad de la población mundial y sólo dispone del 36% de los recursos hídricos mundiales.
Muchos países se están aproximando a los límites de sus recursos en agua renovable o excediéndose y, según el informe del PNUD 2006, la población del mundo está aumentando con una tasa de crecimiento anual del 1,1 % en el periodo de 2004-2015. Con fecha del 2004 la población mundial era de 6.389,2 millones de habitantes y 5.093,6 millones se situaban en los países en desarrollo. Fijándonos en la situación demográfica, podemos apreciar que la distribución de la población se caracteriza en el envejecimiento de ésta en los países más desarrollados y en contraposición la elevada tasa de natalidad en los países en desarrollo.
La población crece mucho más rápido que la capacidad de alimentar a esta misma población, por tanto nos encontraremos con problemas mucho más graves que los vividos en 1995. Esto representa que, en el 2025, una población de 4,6 mil millones de habitantes en África y Asia, tendrá las capacidades mermadas. En 2025, un 55% de la población mundial tendrá que importar alimentos para nutrir parte de su población en rápido aumento demográfico, sobre todo en las poblaciones urbanas (Falkenmark, 1997).
La principal fuente de suministro de alimentos en el mundo es la agricultura. Gran parte del agua que utiliza depende de la lluvia, pero las tierras de regadío representan alrededor de una quinta parte de la zona cultivable total de los países en desarrollo. En la historia del uso del agua, algunas cosas cambian pero otras permanecen inalterables. Los seres humanos siempre han utilizado de forma prioritaria el agua para el riego. En el siglo XX, el uso del agua ha aumentado.
También ha aumentado en el sector industrial y en el sector doméstico, pero la agricultura todavía utiliza la mayor parte. Tal como se aprecia en la figura 2, el uso de agua para la agricultura representa el 70% del uso mundial de agua. En los países en desarrollo, el consumo del agua en el sector agrícola supera el 80%.
Debido a lo antes señalado debemos centrarnos en esfuerzos, que aunque parezcan mínimos ayudan de alguna forma en el ahorro del consumo de agua.
La inversión en infraestructura, ya sea alcantarillado para encauzar las aguas desechadas, como facilitar el acceso a agua potable a la totalidad de la población del planeta, son aspectos en los que se debe incidir para que el agua se convierta en un derecho y deje de ser un privilegio.
Debemos pensar en conceptos (no pragmáticos), como lo son: la Arquitectura Sustentable y el Saneamiento Ecológico.
La arquitectura sustentable es una de las disciplinas que buscan introducir nuevos sistemas e instalaciones dentro de los edificios para conseguir un uso racional del agua.
Los edificios sustentables incorporan estrategias de proyecto no sólo con vistas al confort y el ahorro de energía, sino también al aprovechamiento y reutilización del agua.
La Organización mundial de la Salud (OMS) estima que el 40% del agua potable se utiliza para el funcionamiento de los sistemas sanitarios en los edificios, con un alto desperdicio. Debido a esto, en un primer momento se restringió dicho derroche mediante dispositivos manuales y automáticos en los artefactos sanitarios. Aun así el consumo sigue creciendo.
El diseño sustentable busca incorporar en los edificios sistemas que recojan, acumulen y distribuyan el agua de lluvia. Después de ser utilizada con fines no potables, es separada en drenajes específicos, que las conducen a tanques de tratamiento para luego volver a mezclarlas con el agua de lluvia. De esta forma, salvo el agua para beber, la higiene y cocinar, el resto entra en un ciclo de permanente reciclado.
Debido a que se requiere energía para el funcionamiento de las bombas de agua que se precisan para la utilización de esta agua, pueden incorporarse también generadores solares fotovoltaicos que eviten el consumo eléctrico.
La función de los sistemas hidráulicos de los edificios sustentables es aprovechar el agua de las lluvias, reutilizar los efluentes después de un tratamiento biológico por las raíces del jardín, y utilizar dispositivos economizadores en los principales puntos de utilización.
Las aguas pluviales pueden ser colectadas y los efluentes con bajo contenido de materia orgánica (aguas grises), debidamente tratados pueden ser un suministro complementario al sistema del agua potable. Pero requieren un sistema independiente.
Es conveniente, cuando se zonifican los diversos ambientes de un edificio, conseguir concentrar en núcleos húmedos los servicios sanitarios. En caso de un edificio en altura pueden conseguirse varios núcleos húmedos, con la condición de concentrarlos en vertical. De esta forma se minimizan los recorridos por muros y tabiques y se los agrupa en plenos que contengan (agua fría y caliente, desagües y ventilaciones). En caso de viviendas unifamiliares, se crea una zona húmeda con la cocina, lavadero y baño. Esta concentración permite la racionalización y economía de las instalaciones.
En los últimos años ha habido muchos tratados relativos a los cursos fluviales internacionales y también se han puesto en marcha muchos proyectos de cooperación, pero también han ocurrido muchísimos conflictos y disputas violentas por codiciar el patrimonio del agua. Es evidente que queda mucho por hacer para conseguir un ambiente de cooperación, es necesario un marco legislativo consensuado y aceptado por todas las partes implicadas y realizar un seguimiento de cumplimiento de los acuerdos. Se deben crear nuevos acuerdos institucionales entre redes de expertos que ofrezcan oportunidad de armonizar objetivos, planteamientos de problemas y argumentos de especialistas que pueden ayudar a aportar elementos de mayor fuerza para que se incorporen en las políticas de los distintos niveles de gobiernos.
A pesar de la complejidad de este nuestro mundo globalizado y un futuro poco halagüeño, nunca el ser humano ha estado en disposición de tomar decisiones tan fundamentadas. Tenemos las herramientas tecnológicas, conocimiento, comunicación, aprendizaje de buenas y malas experiencias, metodologías para crear escenarios de futuro, modelos democráticos de participación e instituciones implicadas, todo ello nos debe conducir a realizar cambios económicos, culturales y sociales necesarios para solucionar la problemática de la escasez de agua dulce en el mundo.

Autor: José Gonzalez

Bibliografía
EMBRAPA, E. B. d. P. A.-. 2003. Simpósio brasileiro discute a captação de água de chuva na melhoria da qualidade de vida, www.embr'apa.br. 2003.
FEWKES, A. e. B., D. 1999. The sizing of rainwater stores using behavioural models. 9th International Rainwater Catchment Systems Conference "Rainwater Catchent: An Answer to the Scarcity of the New Millenium., Petrolina, Brazil.
JENKINS D., P., F., MOORE, E., SUN, J. K., VALENTINE, R. 1978. Feasibility of rainwater collections systems in California. California, Californian Water Resource Centre/University of California.
SOUZA, W. 2003. Tratamento de efluente de maricultura por dois wetlands atificiais pilotos, com e sem Spartina alterniflora- perspectivas de aplicação. Aquicultura. Florianópolis, Universidade Federal de Santa Catarina.

WHO/UNICEF. 2000. Evaluación Mundial del Abastecimiento de Agua y el Saneamiento en 2000.